Metas demasiado altas para mí? DEFINITIVAMENTE NO

Has notado que la mujer de hoy es muy diferente a la de hace algunos años, no solo por crecimiento o evolución, sino que con los cambios radicales que hemos experimentado últimamente, casi puedo afirmar que la mujer dio un salto importante en el rol que desempeña en  su vida.

La mujer de hoy es ambiciosa, quiere tenerlo todo, quiere éxito personal y profesional, quiere una pareja a quien admire y que la inspire y apoye en sus proyectos de vida, quiere una familia, quiere una satisfactoria vida social, quiere viajar por el mundo y quiere dejar su huella personal, esa huella que trasciende, ese legado que continuará a través del tiempo.

Metas profesionales

Metas profesionales

Y durante estos años la mujer ha luchado intensamente por ir cumpliendo sus sueños, estudiando carreras universitarias, inscribiéndose en masterados y postgrados, preparándose para desempeñar esos cargos importantes en las grandes empresas o lanzándose a abrir sus propios negocios. Pero no ha sido un camino fácil, ya que mientras agregan responsabilidades a su vida, no se retiran otras, como el ser madre, buena esposa, buena hija o buena hermana y aunque el deseo es grande, apenas en los últimos años hemos visto cambios en los hombres que empiezan a apoyar esos sueños femeninos, pero vaya que a muchas les costó sacrificios e inclusive sus matrimonios y han pasado a ser las jefas del hogar, adquiriendo más responsabilidades aún y teniendo que ordenar sus prioridades y salir adelante por ellas y por los suyos.

Es cuando nos preguntamos si las metas que queremos están siendo muy altas? Y la respuesta definitivamente es NO. Nosotras también tenemos derecho a vivir intensamente y cumplir nuestros sueños por más ambiciosos o curiosos que sean, tenemos que entender obviamente que el éxito debe ser integral y que requiere evaluar y equilibrar todos los ámbitos de nuestra vida. Que el desarrollo personal hoy más que nunca cobra un sentido casi místico, porque todo viene del interior, toda la inspiración que pongamos en marcha está dentro de nosotras, gritando por salir y expresarse. Que el crecimiento profesional es un complemento perfecto para reforzar nuestra autoestima, porque nos reta y nos demuestra cada día que podemos, que somos capaces de lograr muchas cosas en la vida, que inclusive nos sorprendemos a nosotras mismas viendo los resultados extraordinarios que logramos cuando nos lo proponemos. Que nuestra familia es el motor que empuja nuestra vida, y que por ellos, por darles una mejor calidad de vida, un bienestar, somos capaces de intentar las cosas más arriesgadas sólo por verles sonreír. Que estar activas y sentirnos útiles solo nos recarga de energías positivas. Que el sentido de nuestra vida viene con propósito divino que es el que nos soporta cuando decaemos, porque somos humanas y también nos cansamos, también lloramos, pero eso no significa debilidad, al contrario, significa que somos sensibles ante la vida y que podemos combinar esos sentimientos de firmeza y determinación con sensibilidad y amor, y que esta combinación explosiva solo ha generado inventos maravillosos, experiencias extraordinarias y mujeres exitosas que han contribuido al mundo de una manera nunca antes vista.

Creo que somos inmensamente afortunadas de vivir en esta era, donde todo es posible, donde los inventos tecnológicos facilitan la vida, aunque si no lo controlamos con criterio se convertirán en distractores de sueños. Donde hemos visto transiciones increíbles de mujeres que sin tener nada o sin ser nadie, sin tener apoyo y mas bien todo en contra, supieron renacer de las cenizas y convertirse en iconos y ejemplos a seguir. Por mencionar a algunas, se vienen a mi memoria Coco Chanel, Oprah Winfrey, Loiuse Hay, que levantaron imperios de la nada, solo con su tenacidad y con su firme propósito de cumplir sus metas, de tener una vida más plena, de generar una comunidad de mujeres seguras que se enfrentan al mundo jugando para ganar y que nos deben inspirar con sus acciones.

Por eso nunca pensemos que somos demasiado ambiciosas y que es malo querer tenerlo todo en la vida. Es mejor tener muchos sueños que pocos que sean fácil de alcanzar. Somos mujeres privilegiadas que podemos establecer estrategias ganadoras para lograr esos grandes imperios, que es solo cuestión de actitud, de decisión, de sentarse un día y ver a dónde uno quiere llegar y no detenerse por nada, seguir con la convicción de que el triunfo está en la mira, y que el camino para recorrerlo solo está esperando por ti.

Así que no te detengas y te invito a revisar tus metas, pero esas metas que hasta te asustan por la enorme dimensión que tienen, pero que son esas, las ideas locas que pueden cambiar tu mundo y el de muchas otras personas para bien.

Y para ayudarte en tu proceso de reflexión te sugiero que pienses en:

  • Qué es lo que te gustaría hacer si no tuvieras miedo?
  • Cuál es tu máximo sueño y el que día tras día lo guardas bajo la almohada por temor a hacer el ridículo?
  • Tienes alguna persona que sea referente de éxito y que te inspira? Cuán lejos estás de esa persona en cuanto a éxito se refiere? Qué te falta para llegar ahí? Por dónde puedes empezar hoy?
  • Estás consciente de los sacrificios que tienes que hacer hoy para cosechar mañana tu éxito y no te atreves por miedo a dañar a tu pareja o familia? Establece un plan de transición, no tienes por qué hacer cambios radicales si no quieres, pero lo que sí tienes que hacer es dar un paso cada día que te acerque a esa gran meta.
  • Te sientes preparada para enfrentar los obstáculos que seguro se te presentarán? Lo importante es afilar el hacha y mantener una actitud de hierro que sea la que te levante una y otra vez y te haga llegar al final, muchos desistieron cuando el éxito estaba solo a la vuelta de la esquina.

Hoy tenemos la oportunidad de brillar en este mundo donde las cartas están servidas, hay que jugarlas a nuestro favor, con la inteligencia que nos caracteriza y con la confianza de saber que nuestras ideas crearán un mundo mejor, que nuestro legado pasará a través del tiempo porque estamos formando una raza más poderosa de personas decididas, que no se conforman con poco, sino que van tras las mejores cosas de la vida y que si no existen las crean, pero las disfrutan, porque eso nos merecemos.

Que tengas un mes muy productivo, avanzando en tus metas más ambiciosas.

Si deseas que te ayude a identificar y a materializar esas metas ambiciosas no dudes en contactarme a kleiva@mujerprofesionalonline.com, juntas elaboraremos un plan para que te conviertas en la mujer ganadora y exitosa que quieres ser.

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *