Conflictos en el Liderazgo de mandos medios

PREGUNTAS DE SUSCRIPTORAS

Pregunta: Llevo desempeñando una posición de liderazgo de mandos medios por casi 3 años, sin embargo, últimamente con la rotación de personal que he tenido en mi área, empezaron los conflictos tanto con mi equipo de trabajo como con mi jefe. Y me siento abrumada en el medio, tratando de cumplir objetivos y de crear un buen ambiente de trabajo, pero cada día me siento más estresada y desmotivada.

Ximena P.

Conflictos en el liderazgo de mandos medios

Conflictos en el liderazgo de mandos medios

Muchas gracias Ximena por tu pregunta, es muy usual que las profesionales que están en el medio se sientan abrumadas con los problemas que deben enfrentar especialmente cuando las cosas no marchan del todo bien, si en condiciones normales es importante trazar estrategias y hacer una buena gestión de doble lado, imagina la carga adicional que representa resolver conflictos y mantener tranquilas y sobre todo productivas a todas las partes.

Recuerda que ningún marinero se hizo experto en aguas tranquilas

Así que lo primero que debes hacer es tomarte un respiro para recuperar fuerzas, ya que al estar desmotivada es muy probable que no pienses con objetividad y las decisiones que tomes no sean las más adecuadas.

Te sugiero lo siguiente:

  1. ANALIZAR CON OBJETIVIDAD.- Debes apartar un tiempo para pensar en tu situación actual y hacer una lista de las posibles causas que están produciendo el malestar en el área y están dificultando el trabajo de todos. Escribe todo lo que se te venga a la mente, inclusive los temas que creas que tú eres la principal causante, ya que muchas veces solemos omitir estos detalles por no querer vernos a nosotras mismas. Si puedes haz un listado por persona en el que detalles las fortalezas de cada uno, así como los problemas que desde tu perspectiva piensas que la persona está provocando. No olvides hacerlo contigo también.
  2. IDENTIFICAR LA CAUSA RAIZ DEL PROBLEMA.- Una vez que tengas escritas todas las ideas, debes encontrar problemas comunes que se repitan en las personas o situaciones que hayan sido originadas por algún evento en especial, lo importante aquí es llegar al origen, identificar en qué momento preciso empezó a generarse el mal clima y los roces entre compañeros y jefes. Puede haber falta de liderazgo, de comunicación, de confianza, carga excesiva de trabajo, malas planificaciones, nuevas reglas que causaron cambios de actitud en las personas, puede ser que el trabajo ya no sea retador o motivante, puede que las personas sientan que no hay equilibrio en el trabajo que hacen todos, etc. Debes tener en cuenta que tú eres la líder de tu equipo de trabajo y que la gente debe confiar en ti, debe estar segura de que tú vas a cuidar sus intereses y derechos en todo momento, así que es momento de analizar esta confianza y recuperarla si no existiera y continuar. Por otro lado es vital analizar el problema con tu jefe, si se trata de falta de confianza, es necesario identificar cuándo y por qué pasó esto, qué es lo que cambió o que hay que mejorar, qué espera de ti tu jefe y cuál es la brecha que probablemente no estés cubriendo.
  3. PENSAR EN UNA ESTRATEGIA.- En tu caso es determinante trazar 3 estrategias de liderazgo, una hacia tu equipo de trabajo, otra hacia tu jefe y otra solo para ti.
    1. Primero debes preguntarte si el trabajo que estás haciendo hoy es lo que verdaderamente te gusta hacer. Si disfrutas creando soluciones, administrando personal, organizando y ejecutando tus actividades, si la respuesta es NO, entonces hay que dar la vuelta a la página y empezar a ver otras opciones, otras empresas, otras actividades, tal vez es hora de dar un giro a tu vida, de buscar un ascenso en otra empresa, o de cambiar de actividad para renovar las ideas. Pero si la respuesta es SI, entonces es necesario trazar estrategias que te permitan recuperar ese ambiente laboral armonioso, pues seguramente pasas muchas horas en tu trabajo y si no es agradable estar ahí, es muy probable que además esté afectando tu salud y tarde o temprano se verá reflejado en estrés o problemas más serios.
    2. Luego debes trabajar con la estrategia hacia tu nivel superior, porque es importante que estén alineados, para que tú puedas bajar las prioridades y requerimientos hacia tu equipo. Ocúpate de cubrir las brechas que identificamos que no estás cumpliendo, si es cuestión de formación pues ponte a estudiar, si es tema de actitud, trabaja en ello, es importante que te mantengas positiva y abierta a recibir retroalimentación y esto siempre es bueno para mejorar. Pero debes tener la actitud correcta para hacer las modificaciones necesarias en tu actitud y en tus actividades diarias.
    3. Y finalmente, debes elaborar unan estrategia para recuperar el espíritu de equipo de tus colaboradores, si es necesario, habla con cada uno de ellos, cada persona es un mundo diferente, con aspiraciones y miedos diferentes, con fortalezas y debilidades, con preferencias y con personalidades a veces fáciles y a veces complicadas, pero tú como mujer profesional que eres, debes intentar profundizar los sentimientos que causan molestias y obtener acuerdos con cada uno, es necesario que haya compromisos de los dos lados, porque si bien, tú eres la líder del equipo, cada uno de los miembros es responsable de su parte, y todos quieren tener un ambiente laboral lo más relajado posible para poder dar rienda suelta a su creatividad y productividad.  Una vez que has hablado con cada miembro del equipo, debes comunicarles a todos que juntos van a trabajar por conseguir los mismos objetivos, todos son parte integral de este proyecto, así que todos deben remar al mismo lado, y tú serás la persona en la confíen porque les llevarás y conducirás con asertividad al éxito.

Ximena espero que te sean útiles estos consejos y me gustaría finalizar con un último consejo: organiza bien el trabajo, establece cargas laborales equilibradas entre todos y sobre todo, fomenta el respeto entre todos los colaboradores, ya que el respeto es la base del trabajo colaborativo y el que permite que fluya una buena comunicación entre todos los niveles. Deja muy claros los roles y responsabilidades de todo el equipo y especialmente los objetivos que como equipo deben cumplir. Tu liderazgo debe reflejar tu intención de sacar lo mejor de tus coaboradores e inspirarlos, y también debe dejar tranquilo a tu jefe sabiendo que tú harás la gestión más adecuada para resolver esta situación.

Y luego disfruta de esta excelente oportunidad de aprendizaje que tienes, porque estás afinando estrategias y desarrollando habilidades para vivir experiencias laborales mucho más grandes. Te deseo éxitos en tus funciones.

Y a tú querida lectora, te ha pasado situaciones similares? Cómo te sentiste y cómo lo resolviste? Nos gustaría conocer tu experiencia, para ayudar a otras mujeres.

Recuerden que pueden enviar sus inquietudes o experiencias a preguntas@mujerprofesionalonline.com, me encantará poder sugerirte una solución.

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *